26
ene
instagra_RIVAS-01

FAIL AGAIN_FAIL BETTER_

FAIL AGAIN_FAIL BETTER_

EUGENIO RIVAS

Tal que una aproximación al propio ejercicio artístico y las derivas procesuales, Eugenio Rivas presenta por primera vez este conjunto de trabajos en Málaga, una visión poliédrica de una misma conciencia de lo inestable y lo fugaz, al tiempo que una toma de conciencia del presente. Algunos principios de las filosofías de pensamiento orientales, en torno precisamente a esa atención al aquí y ahora, se acaban tejiendo como un hilo discursivo principal que consigue apuntar de una obra a otra, de la pintura a la escultura y de esta al video, planteando un interesante bucle de posibilidades. Todas ellas se corrigen de un modo u otro, hasta el punto en que no procede la tesis única, pues la negación se erige asimismo como un ingrediente más.

De un modo casi monumental, dos grandes lienzos sumergen al espectador en palpitantes superficies de seductora apariencia. En ellos, el helado de fresa, magnificado por el énfasis en las cualidades texturales y un clarísimo interés por lo pictórico, aparece como magma primordial. La gran pintura Maybe late for salvation. Ice cream 4 nos sitúa ante la premisa principal, aquella que encontraremos parafraseada después en el resto de ecos de esta exposición; la de la urgencia ante el presente. Aquí el sentido de vanitas, desde una perspectiva casi barroca, nos apela a reaccionar ante la fugacidad del instante. Una apariencia exquisita se desvanecerá ante nosotros  en cuestión de tiempo, en este caso el abrir y cerrar de ojos a que nos abocaba Valdés Leal en sus postrimerías. Como contrapunto, en Maybe late for salvation. Ice cream 2 el artista ha sobreescrito la primera imagen pictórica del helado a partir del icono reconocible de la Gran ola de Kanagawa, una estampa japonesa de alcance universal y obra del artista Katsushika Hokusai. Aquí el helado parece tener un brío interior; de alguna forma el autor nos ha situado ante una inquietante dualidad: imaginamos la materia con un dinamismo que no le es propio, olvidamos el estado de deposición del helado -que comienza a derretirse-, y sin embargo terminaremos confirmando que el dibujo se solapa negando de alguna manera la imagen. Recordándonos que es pintura, desbaratando toda certeza y alejándose de un valor absoluto. La pequeña pieza Maybe late for salvation. Bird 1 es probablemente la más elocuente en este sentido, pues nos presenta la imagen desoladora de un pájaro inerte al que Rivas ha superpuesto un tachón. El ave, otrora enlace entre lo humano y lo divino, objeto de interpretación de antiguos auspicios, yace sin vida. La hipótesis, sin embargo, mediante el tachón, es cuestionada. Estas pinturas nos incitan a dudar de la visión de la realidad que ellas mismas plantean.

De forma muy inteligente, la única escultura presente -In balance, perteneciente al proyecto Democracy- parece ejercer una poderosa hegemonía sobre el todo. Hito vertical inquietante que parece haberse detenido en una precaria situación de resistencia. Tras esa huída hacia arriba solo cabe esperar la caída. Si bien Democracy como proyecto pretende resumir la situación política actual -una suerte de gran caída-, los diálogos tan intensos a que son forzadas aquí las piezas (las exuberantes naturalezas muertas, el perro flaco que otea desde la cúspide de la escalera) nos obligan a replantearnos nuestra propia idea de seguridad. El equilibrio es difícil, y la sombra de la duda, muy alargada.

Por último, encontraremos una selección de videos en los que Rivas ha registrado varias acciones similares: bloques de helado que se desmaterializan, derritiéndose, ante la presión de sus homólogos de piedra o ladrillo. Haciendo que asumamos definitivamente la realidad, poniéndola a prueba y aludiendo directamente a lo esgrimido desde la pintura. Esta serie se confirma como epílogo, en ese último e íntimo espacio de la exposición. En las obras Ever tried. Ever failed. No matter. Try again. Fail again. Fail better el autor parece tomar no solo la cita a Samuel Beckett, sino también su ambiguo pesimismo teñido de humor. Retomando nuestras palabras, esta exposición no hace sino replantearse el ejercicio artístico. Igual que para Beckett, para Eugenio Rivas ser un artista consiste en fallar una y otra vez, esperando cada vez fallar un poco mejor.

Pedro Alarcón

-

“The expression that threse is nothing to express, nothing with which to express, nothing from which to express, no power to express, no desire to express, together with the obligation to express.”

Samuel Beckett.

[ssba]